La presente ley garantiza el derecho de todos los habitantes del país a la
educación. Regula, en el campo educativo, la labor del Estado y de sus
organismos descentralizados y la de los particulares que recibieren autorización o reconocimiento oficial a los estudios que imparten.

Esta ley, además, encauza la participación de los distintos sectores en el proceso educativo nacional.

Compartir